En lo que fue una reedición de la final de 2016, el Real Madrid derrotó al Kashima Antlers japonés 3:1 y clasificó a la final del Mundial de Clubes. 

La gran figura del partido entre los campeones de Europa y Asia fue Gareth Bale, el galés, cuestionado por su irregularidad, marcó los tres goles del cuadro español que ahora buscará su cuarto título mundial de clubes ante el Al Ain de Emiratos Árabes. 

Por su parte los japoneses solo pudieron marcar el descuento en la última parte del partido por intermedio de Shoma Doi y jugarán el tercer puesto ante River Plate. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *